MEDICINA, ¿CIENCIA O ARTE?

12/3/13

MEDICINA, ¿CIENCIA O ARTE?


        Antes de iniciar un repaso de la historia de la medicina conviene hacer un intento por definirla. Con frecuencia se dice que la medicina es un arte y que el médico es un artista, pero también se habla de la medicina científica y del médico como un hombre de ciencia. Incluso el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define así la palabra "medicina":

Medicina. Ciencia y arte de precaver y curar las enfermedades del cuerpo humano.

        Una forma de intentar resolver el dilema de si la medicina es ciencia o arte es comparar los métodos de trabajo, los objetivos y las metas de los médicos, de los científicos y de los artistas. Respecto a los métodos de trabajo, los tres personajes se enfrentan a sus respectivos problemas (el enfermo, la pregunta científica, la expresión artística) con experiencias previas que les permiten imaginar o intuir correctamente la solución (el diagnóstico correcto, la hipótesis adecuada o la mejor creación estética); en cierto sentido, los tres requieren creatividad, o sea la capacidad para concebir configuraciones novedosas a partir de un mínimo de elementos iniciales. Otra característica común en el trabajo de los tres personajes es su destreza técnica, su habilidad experta para manipular la naturaleza de manera no sólo precisa y exacta sino también elegante y hasta bella. Sin embargo, los objetivos de los tres personajes son distintos: el médico intenta curar a su paciente individual o preservar su salud (o la de la comunidad), el científico trata de crear un esquema aceptable trabaja para generar metas de la medicina, de la ciencia y del arte son diferentes: la medicina persigue la salud, la ciencia el conocimiento, y el arte la emoción estética.

       La respuesta a la pregunta que encabeza este apartado es que las dos cosas: es ciencia y es arte, pero también es algo más. Es ciencia desde que esta disciplina, tal como se conoce actualmente, se inició en el siglo XVI (de hecho, la ciencia empieza en 1543 con la publicación de dos libros: uno de anatomía la Fabrica de Vesalio y el otro de astronomía, el De Revolutionibus de Copérnico); también es arte, pero no tanto en el sentido de artista sino más bien en el de artesano, en el de un oficio que requiere el dominio de conocimientos teóricos y de habilidades técnicas que se adquieren con la práctica. Pero la medicinaa no sólo es ciencia y es arte: también es algo más, y la identifica como una actividad humana singular . La medicina es la única profesión dedicada a lograr que hombres y mujeres vivan y mueran sanos lo más tarde posible. Para ello, los médicos se ocupan de tres cosas: 1) de la conservación de la salud, 2) de la curación de las enfermedades, y 3 ) de evitar las muertes prematuras. Estas tres metas no son alternativas sino complementarias, y pueden contemplarse al nivel intelectual o colectivo.

1) Las medidas dirigidas a la conservación de la salud se conocen como profilácticas y son de dos tipos: las que promueven la salud (ejercicio físico, dieta) y las que previenen las enfermedades (saneamiento ambiental, vacunas).

2) El manejo médico o quirúrgico de las enfermedades es la terapéutica, y su objetivo es devolverle la salud al enfermo y reintegrarlo a una vida normal.

3) Finalmente, la medicina no es enemiga de la muerte; si así fuera, la medicina siempre sería derrotada; lo que ella combate son las muertes evitables o prematuras, que a partir del siglo XVI han ido disminuyendo progresivamente gracias al avance de los conocimientos en profilaxis y en terapéutica. La medicina acepta (¡ y más le vale! ) que al final la muerte siempre es inevitable, porque es parte de la condición humana.

       Pero la profilaxis, la terapéutica y la lucha contra las muertes evitables o prematuras no agotan todo lo que la medicina es: falta la manera o estilo como los médicos realizan tales acciones, que puede ser de cuatro formas distintas: 1) con atención rigurosa a las reglas científicas que se aplican en el caso particular, 2) con gran cariño y apoyo emocional a los seres humanos afectados, 3) con una mezcla saludable de 1 y 2, y 4) con ignorancia científica, desapego emocional e impaciencia burocrática por terminar lo antes posible con la experiencia. Aunque estos cuatro tipos de médicos existen hoy y han existido siempre, a lo largo de toda la historia de la humanidad (no porque sean médicos sino porque son miembros de la especie Homo sapiens sapiens), desde hace 25 siglos persiste vigente el aforisma hipocrático sobre la verdadera naturaleza de la acción médica:

Curar algunas veces, ayudar con frecuencia, consolar siempre.

0 comentarios: