Fosa Nasal [Anatomia]

19/9/15

   
Fosas Nasales
     Estas cavidades, que se desarrollan en relación con las placodas nasales, se presentan en la cabeza ósea como dos estrechos corredores dispuestos en sentido antero-posterior con una apertura anterior, la abertura piriforme, y otra posterior, las coanas. Describiremos en ellas el piso, el techo, la pared lateral, la pared medial y sus aberturas.

El piso de las fosas nasales corresponde a la zona más ancha del meato nasal común, se observa rectilíneo en sentido antero-posterior, siendo discretamente cóncavo en el plano frontal, con una leve inclinación hacia abajo y atrás; situación que permite el fácil paso de sondas e instrumentos hacia la nasofaringe. Esta pared está formada en sus dos tercios anteriores por el proceso palatino del maxilar y en su tercio posterior por la lámina horizontal del hueso palatino. En la zona anterior de esta región se aprecia la apertura nasal del canal incisivo; los conductos de cada antímera se unen y se abren en la zona anterior del paladar, conformando así un conducto en forma de Y. Por ellos transitan los vasos y nervios naso-palatinos, ramas de los vasos esfeno-palatinos y ramos de V2 respectivamente.

El techo corresponde a la zona más estrecha y anfractuosa de esta cavidad. De ventral a dorsal esta formada por: la cara posterior de los huesos nasales, la porción nasal del frontal, la lámina cribosa del etmoides, la cara anterior y la cara inferior del cuerpo del esfenoides; sobre esta última se aplican por medial las alas del vomer y por lateral el proceso esfenoidal del palatino, donde se forma el canal pterigo-palatino ya mencionado en cráneo. Entre la lámina cribosa del etmoides y la cara anterior del cuerpo del esfenoides se forma el receso esfeno-etmoidal, región en la cual desemboca el seno esfenoidal.

La pared medial de las fosas nasales es relativamente lisa, ligeramente cóncava hacia una de las antimeras. En la zona posterior está formada por el vomer, hueso con forma de hoja de un arado que se dispone entre el cuerpo del esfenoides y el piso nasal; hacia ventral, su extremo anterior se va aguzando pero llega a contactar con la espina nasal anterior. Sobre la porción posterior del borde inclinado del vomer se articula la lámina vertical del etmoides. El tabique o pared medial es completado hacia anterior por cartílago del tabique, elemento que sobrepasa la abertura nasal anterior y soporta a la nariz cartilaginosa.

La pared lateral es la más compleja de las fosas nasales y esta formada de ventral a dorsal por los huesos maxilar, lagrimal, concha inferior, la masa lateral del etmoides, la porción vertical del palatino y el ala medial del proceso pterigoídeo. Inclinada hacia arriba y hacia medial, esta pared anfractuosa presenta tres relieves óseos con forma de anaqueles, las conchas inferior (la más larga de todas), media y superior; siendo las dos últimas parte del etmoides. Entre la cara lateral de las conchas y la cara medial de la pared lateral de la cavidad nasal, se forman unos espacios orientados en sentido anterior-posterior, llamados respectivamente meato inferior, meato medio y meato superior. En la zona anterior del meato inferior se abre el canal lacrimonasal. A nivel del meato medio se observa una prominencia ósea formada por el proceso unciforme del etmoides y el proceso etmoidal de la concha inferior; este proceso contribuye a cerrar por cefálico la abertura del seno maxilar. Del mismo modo, el hueso lacrimal, la concha inferior y el palatino contribuyen a cerrar la abertura del seno maxilar por ventral, caudal y posterior respectivamente. En la zona posterior de la pared lateral de las fosas nasales, justo detrás de la concha media, se observa el foramen esfeno-palatino; elemento que comunica con la fosa pterigo-palatina y que conduce a los vasos esfenopalatinos (arteria maxilar) y nervios nasopalatinos (V2).

La abertura nasal anterior o abertura piriforme, está limitada en su mayor extensión por el maxilar y sólo en la región superior por los huesos nasales. En la parte inferior de la abertura piriforme se observa la espina nasal anterior del maxilar, en cuya base se ubica el punto craneométrico nasoespinal también llamado subnasal o nasal. La abertura nasal posterior o coanas está formada por el borde posterior del vomer, el borde posterior de la lámina horizontal del palatino, el cuerpo del esfenoides y el ala medial del proceso pterigoídeo. En la parte inferior de las coanas se observa la espina nasal posterior formada por los huesos palatinos, en cuya base se ubica el punto craniométrico estafilion.

0 comentarios: