Bicarbonato de sodio [Medicamentos de Emergencia]

30/10/15

Bicarbonato de sodio

Mecanismo de acción. Es un agente alcalinizante que actúa como sustancia tampón en la sangre por lo que revierte la acidosis. Aumenta el pH urinario cuando la función renal es normal, facilitando la eliminación de ácidos (fenobarbital, acetilsalicílico, etc.).

Farmacocinética. Se puede administrar por VO o EV. Por VO tiene una absorción rápida, una latencia de 30 min. Su tiempo de vida media es de aproximadamente de 1-3 hs. El 1% se elimina con la orina y el resto es reabsorbido por el riñón.

Indicaciones
• En paro cardíaco, cuando existe evidencia o sospecha de situación de acidosis metabólica
• Acidosis metabólica (cetoacidosis diabética, insuficiencia renal, shock)
• Puede utilizarse en la acidosis respiratoria cuando ésta es grave y severa y el riñón no es capaz de compensar
• En la hiperkaliemia, para promover la entrada intracelular de potasio
• Intoxicación aguda por barbitúricos o salicilatos, para alcalinizar orina
• Localmente, como antiácido

Presentación
Ampolla 1 Molar. 10 mEq/10 mL (1 mEq/mL)
Suero 1/6 Molar. 41 mEq/250 mL (1 mEq/6 mL)

Posología y vía de administración. La dosis a administrar depende del pH, PaCO2, déficit de bases, respuesta clínica y estado de hidratación del paciente.

Cálculo del déficit de CO3 H-: (24 - CO3 H- medido) x kg x 0,4
En pediátricos: (24 - CO3 H- medido) x kg x 0,3

·         En la 1ª hora: administrar en al menos 30 minutos la mitad del déficit de bicarbonato calculado.
• En las siguientes 6-12 hs: administrar la mitad de la dosis aplicada con anterioridad.
• En el paro cardíaco prolongado: Bolo inicial EV de 1 mEq/Kg, continuando con 0,5 mEq/Kg cada 10 min. Dosis posteriores según gasometría.
Se deben realizar controles gasométricos y ajustar la dosis cada 3-4 hs.

Efectos secundarios. Son raros cuando se utiliza según las recomendaciones, pero puede aparecer alcalosis metabólica (con hiperirritabilidad, nerviosismo, hiperreflexia, tetania y convulsiones), hipernatremia, hipokaliemia, dolor local en el lugar de la inyección por irritación venosa. La extravasación puede producir lesión hística que se tratará con infiltración local de lidocaína.

Contraindicaciones. Precauciones. No existen contraindicaciones absolutas, en especial cuando su indicación es el paro cardíaco. Hay que usarlo con extrema precaución en los pacientes con hipocalcemia (ya que la alcalosis puede producir convulsiones, hipertensión y tetania), hipocloremia, alcalosis metabólica, acidosis respiratoria o alcalosis respiratoria, y en cualquier situación en la que la administración de sodio pueda ser perjudicial. En la cetoacidosis diabética una corrección brusca del pH puede inducir severa hipokalemia y sus consecuencias. No está indicado de entrada y de rutina en la parada cardíaca presenciada, a no ser que exista hiperkalemia o acidosis metabólica severa previa. Cuidar siempre de no perfundir en exceso, sobrecompensando la situación de acidosis metabólica y promoviendo alcalosis metabólica iatrogénica. A utilizar con precaución en: fracaso renal, tratamiento con corticoides o situaciones proedematosas o con retención de sodio como la insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, cirrosis.

Interacciones. Inhibe el efecto de las tetraciclinas, clorpropamida, carbonato de litio, metotrexate y salicitatos. Potencia el efecto de los anorexígenos (anfetaminas), simpaticomiméticos, flecainida, mecamilamina y quinidina.


Intoxicación. Sobredosificación. La administración accidental de cantidades elevadas de bicarbonato puede producir arritmias ventriculares y parada cardíaca con manifestaciones clínicas de alcalosis metabólica con hipokalemia e hipocalcemia temblor tetania, espasmo carpopedales. En alcalosis metabólica severa perfundir gluconato cálcico y/o cloruro amónico, y tratar la hipokalemia. Embarazo. Lactancia. Fármaco categoría C. A utilizar si no existe alternativa más segura.

0 comentarios: