Erradicar la pobreza extrema y el hambre - Metas del Milenio [Venezuela]

16/10/15

 Erradicar la pobreza extrema y el hambre

¿Cómo vamos en Venezuela?

Meta 1.1: Disminuir a la mitad la proporción de personas en pobreza extrema entre 1990 y 2015
Venezuela cumplió con la meta de reducción de la pobreza extrema a la mitad de la existente en el año 1990, durante el segundo semestre del año 2006. La misma se ubicaba en 24% para el año 1990 y se redujo a 11.1% para el año 2006. La misma continuó descendiendo hasta ubicarse en 7,1% para el cierre del año 2012. La reducción de la población en situación de pobreza entre 1990 y 2012 alcanzó a 2.7 millones de personas, de los cuales durante Gobierno Bolivariano período 1999-2012, se redujeron en 2,5 millones de personas en situación de pobreza extrema, lo que representa el 92,1 % de la reducción ocurrida. Entre 1990 y 1998, la población en situación de pobreza extrema se disminuyó apenas 3,7 puntos porcentuales (pp). En cambio, durante el período 1998-2012 presentó una baja de 13,2 pp.
Todo ello tiene como condicionamiento estructural el desempeño macroeconómico favorable, la disminución de la tasa de desempleo y la reducción de la desigualdad. La economía venezolana presentó una  tasa de crecimiento que alcanzó 22 trimestres consecutivos, desde el IV trimestre de 2003 hasta el I trimestre de 2009, lo cual fue interrumpido por los efectos negativos de la crisis económica mundial del capitalismo, durante los años 2008-2009. Durante todo el período del gobierno bolivariano 1999-2012, se generaron 3,8 millones de empleos. La distribución del ingreso presentó una tendencia progresiva, al disminuir la desigualdad. En efecto, durante el gobierno bolivariano 1999-2012, el Índice de Gini se redujo de 0,486 (1998) a 0,390 (2011).
Políticas
Las principales políticas para alcanzar la reducción de la pobreza durante el período 1999-2012 están en una concepción universal y de equidad de la política social, que asume el derecho al empleo y al ingreso como bienes sociales preciados y prioritarios, que además de conferirle dignidad especialmente a la clase obrera le genera capacidades de acceso a bienes sociales que se transan en el mercado y determinados bienes provenientes de la política social. El empleo generado, proviene de una política que ha fomentado particularmente a la inversión social,  para la satisfacción de necesidades sociales de salud, educación, cultura y alimentación, que pasan a formar parte del “salario indirecto”.

La erradicación de la pobreza constituye un desafío para el gobierno bolivariano durante el período 2013-2019. En tal sentido, la pobreza extrema “cero” significa en términos estadísticos reducirla a magnitudes irrelevantes que oscilan entre 2% y 3%, para el año 2019. Por ello el gobierno nacional refuerza la política de reducción de la pobreza, coyuntural y estructural, mediante el Sistema Nacional de Misiones y Grandes Misiones, establecido el pasado mes de agosto de 2013 orientada a concentrar las acciones de política, desde una perspectiva integral, que comprenden la atención para satisfacer necesidades de empleo, salud, educación, vivienda y mejoramiento del hábitat. Todo ello, fortaleciendo la participación comprometida de las organizaciones del poder popular. 


Meta 1C: reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre
La nutrición tiene el potencial de revelar los efectos biológicos de las prácticas discriminatorias, a través de indicadores antropométricos. Por tanto, el estado nutricional de una población puede mostrar la evolución en el tiempo de lo eficiente o no que pueden ser los sistemas políticos económicos y sociales. En Venezuela desde 1999, se viene ejecutando una intensa lucha para erradicar el hambre, la miseria y desnutrición, esto a través de la implementación de políticas sociales referidas a la nutrición y a la salud sobre todo a los grupos más vulnerables.
Políticas
El Instituto Nacional de Nutrición (INN), en su papel de asesor en la política nutricional, ha iniciado desde 2008 un proceso de masificación de un nuevo paradigma de cultura nutricional a través de las agrupaciones de alimentos. El “Trompo de los Alimentos” y el “Trompo Indígena de los Alimentos” que conjugan los valores de una alimentación y nutrición consciente y soberana, sirven para que desde el productor campesino pueda planificar su siembra, hasta la estandarización de los criterios de importación y selección de alimentos para el consumo, entre otros. El trompo igualmente está siendo incluido en la nueva estructura curricular de la educación básica, media y diversificada de manera de propender la práctica de hábitos de consumo soberanos y saludables.
Finalmente, en mayo del 2008, es promulgado el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria. De esta forma, garantizar la salud y nutrición de las y los venezolanos se ve reforzado y asegurado por instrumentos legales que poseen un enfoque explícito para una alimentación, salud y nutrición adecuada, orientando acciones en todos los niveles de las cadenas agro-productivas (producción, transformación, comercialización y consumo de alimentos). 

Fuente: información publicada en el Informe Nacional de los ODM 2012, Cumpliendo las Metas del Milenio. Instituto Nacional de Estadística (INE).

0 comentarios: