Breve Historia de la Psicologia

11/11/15

La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano y los procesos mentales a través de diversos métodos de investigación y observaciones empíricas, sean éstas extrospectivas o introspectivas. Explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y el inconsciente.
“comportamiento y procesos mentales” implica no sólo las acciones de las personas sino también sus pensamientos, sentimientos, percepciones, procesos de razonamiento, recuerdos e incluso las actividades biológicas que mantienen el funcionamiento corporal.
La psicología se enmarca en distintas áreas de la ciencia. No es posible encasillarla entre las ciencias naturales, las ciencias sociales, o las humanas, pues abarca todos los aspectos del funcionamiento psíquico. Las distintas escuelas, teorías y sistemas psicológicos han enfocado sus esfuerzos en diversas áreas, existiendo desde los enfoques que se dirigen exclusivamente en la conducta observable (conductismo), pasando por los que se ocupan de los procesos internos tales como el pensamiento, el razonamiento, la memoria, etc. (como el cognitivismo) o las orientaciones que ponen de relieve las relaciones humanas y la comunicación apoyándose en la teoría de sistemas, hasta las corrientes psicológicas que se enfocan en los procesos inconscientes (como el psicoanálisis o la psicología analítica). El alcance de estas teorías abarca desde el estudio del desarrollo infantil de la psicología evolutiva hasta cómo los seres humanos sienten, perciben o piensan; cómo aprenden a adaptarse al medio que les rodea o resuelven conflictos.
La palabra latina psicología fue utilizada por primera vez por el poeta y humanista cristiano Marko Marulić en su libro Psichiologia de ratione animae humanae a finales del siglo XV o comienzos del XVI. Marko Marulić fue considerado el padre de la literatura en lengua croata, y una de las más señeras figuras del Renacimiento de la actual Croacia.
Entre las ramas principales de la psicología se encuentran la biopsicología, la psicología experimental y cognitiva, la psicología del desarrollo y de la personalidad, la psicología de la salud, clínica y la especializada en consejería, la psicología educativa, la psicología social, la psicología de la mujer, la psicología industrial-organizacional, la psicología del consumidor y la psicología transcultural.

BREVE HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA.
Wilhelm Wundt, fisiólogo, psicólogo y filósofo alemán, fue quien estableció el primer laboratorio de psicología en 1879 en la Universidad de Leipzig y su objetivo era explorar los elementos primarios de la mente y la consciencia. Wundt trabajaba combinando la medición cuidadosa con la introspección para dejar ver las estructuras básicas de la mente consciente. Desarrolló con esto un modelo que llegó a conocerse como estructuralismo. El estructuralismo se concentraba en los elementos fundamentales que conforman las bases del pensamiento, la consciencia, las emociones y otros tipos de estados y actividades mentales.
Gracias al trabajo de Wundt, la psicología se ubicó entre las ciencias físicas y las ciencias naturales pues utilizaría métodos experimentales y de investigación semejantes a los de las ciencias físicas para documentar cuestiones del comportamiento y hacer de la psicología una ciencia inductiva y experimental para entender de qué manera se combinan las sensaciones básicas para producir nuestra consciencia del mundo.
El proceso de introspección del que se sirvió el estructuralismo se llevaba a cabo presentando a las personas un estímulo, como puede ser un objeto o u  enunciado escrito, y se les pedía que describieran detalladamente, en sus propias palabras, lo que experimentaban al respecto. Wundt aseguraba que los psicólogos lograrían comprender la estructura de la mente por medio de los informes que las personas describían con relación a sus reacciones.
Con el paso del tiempo los investigadores estructuralistas quedaban cada vez menos satisfechos con el supuesto de que la introspección fuera suficiente para descubrir los procesos básicos de la mente. Las personas tenía dificultades para describir con exactitud sus experiencias internas, además que este método en sí no podía  ser una técnica del todo científica, pues había pocas maneras de que un observador externo verificara la precisión de las introspecciones de las personas.
El modelo que reemplazó en gran medida al estructuralismo en la evolución de la psicología se denominó funcionalismo, que surgió alrededor de 1930. En lugar de centrar su interés en los componentes de la mente, el funcionalismo ponía atención en lo que hace la mente, las funciones de la actividad mental y el comportamiento en general. Encabezamos por el psicólogo estadounidense William James, los funcionalistas se dedicaron a analizar los modos en que el comportamiento les permite a las personas satisfacer sus necesidades.
Sin embargo, antes del funcionalismo, el estructuralismo y su énfasis en la experiencia consciente fue criticado en la década de 1920 por John Watson, quien llegó a ser reconocido como el padre del conductismo estadounidense.
Watson decía que, para ser una ciencia, la psicología debía enfatizar el estudio de la conducta manifiesta (son, por ejemplo, los movimientos corporales, hablar, llorar, etc. aquellas que se pueden observar de manera directa) en lugar del de la conducta cubierta (Son aquellas que solo el individuo que las experimenta puede observar de manera directa, tales como pensamientos, sentimientos y deseos). Declaró que es casi imposible observar los procesos mentales de manera directa. Por consiguiente, sugirió que los psicólogos deberían actuar como si los procesos mentales no existieran y concentrarse tan sólo en la conducta manifiesta. Watson fue sucedido como líder del movimiento por B. F. Skinner, quien llevo la postura conductista a su extremo lógico. Los estudiantes de psicología adoptaron una metodología científica rigurosa que enfatizaba la observación extrospectiva.
Otra reacción al estructuralismo fue el desarrollo de la psicología de la Guestalt a principios del siglo XX. Es un modelo que se enfoca en el estudio del modo en que se organiza la percepción. En lugar de considerar las partes individuales que conforman el pensamiento, los psicólogos de la Guestalt emprendieron la labor opuesta, la de concentrarse en la manera en que las personas consideran a los elementos individuales como unidades o como un todo. Su principal hipótesis era la siguiente: “El todo es diferente a la suma de sus partes”, lo que significa que, cuando se les considera en conjunto, los elementos básicos que componen nuestra percepción de los objetos producen algo más grande y significativo que esos mismos elementos individuales por separado.
Como vemos, la psicología procede de muy distintas fuentes, pero yendo más atrás de los sistemas vistos arriba, sus orígenes como ciencia habría que buscarlos realmente en los orígenes de la filosofía, en la antigua Grecia. La psicología como tratado del alma, existe desde que la humanidad comenzó a hacer filosofía y ciencia. Era en sí una psicología general (filosófica o metafísica) que abarca desde los estudios de los helénicos sobre el alma y la tipología de Hipócrates de Cos hasta Immanuel Kant.

Sócrates, Platón y Aristóteles, como otros filósofos griegos, afrontaron algunas de las cuestiones básicas de la psicología que aún hoy son objeto de estudio: ¿Nacen las personas con ciertas aptitudes y habilidades, y con una determinada personalidad, o se forman como consecuencia de la experiencia? ¿Cómo llega el individuo a conocer el mundo que le rodea? ¿Ciertos pensamientos son innatos o son todos adquiridos?
Tales cuestiones fueron debatidas durante siglos, pero poco a poco la psicología logró precisión, se purificó con S. Tomás de Aquino y otros, y se fue introduciendo la observación y la experimentación (como hemos visto) haciendo de ella una disciplina diferenciada, con un objeto delimitado, que se aborda empíricamente, experimentalmente, filosóficamente, o en su conjunto con la visión general propia del método filosófico, visión en la que confluyen los estudios particulares de los métodos empíricos y experimentales.
La psicología científica como tal no se inició hasta el siglo XVII con los trabajos del filósofo racionalista francés René Descartes y de los empiristas británicos Thomas Hobbes y John Locke. Descartes afirmaba que el cuerpo humano era como una maquinaria de relojería, pero que cada mente (o alma) era independiente y única. Mantenía que la mente tiene ciertas ideas innatas, cruciales para organizar la experiencia que los individuos tienen del mundo. Hobbes y Locke, por su parte, resaltaron el papel de la experiencia en el conocimiento humano. Locke creía que toda la información sobre el mundo físico pasa a través de los sentidos, y que las ideas correctas pueden y deben ser verificadas con la información sensorial de la que proceden. La psicología que se estudiaba entonces se apartó cada vez más de la metafísica, y fue continuando en el racionalismo, postulando una base que intentaba ser más científica: la de no aceptar nada que no proceda de la experiencia sensible. Esta era la postura del empirismo. Su contribución más importante a la psicología reside en que hizo explícitas las posibilidades de una teoría de la asociación, que debía empezar con los datos de la experiencia y elaborar las leyes que rigen las interrelaciones y sucesiones de unas experiencias con otras; el germen del asociacionismo ya era evidente en la obra de Hobbes.
Si bien la línea clásica de la teoría asociacionista ha sido desechada, el asociacionismo dio vida a muchos movimientos psicológicos; así, p. ej., inspiró gran parte de los trabajos iniciales de Pierre Janet, Sigmund Freud y Karl Jung; perfiló los primeros trabajos sobre las respuestas condicionadas; y sirvió de guía a los estudios sobre el aprendizaje efectuados por Edward Thorndike y Hermann Ebbinghaus.
Gracias al enorme desarrollo de las ciencias naturales en la primera mitad del siglo XIX y la aparición del método científico-experimental, delimitándose del método científico-filosófico, se va delimitando también el campo de lo psicológico o psíquico, como un conjunto de fenómenos peculiares, observables y estudiables empírica y experimentalmente, atendiendo sobre todo a los datos de la conciencia.

OTRAS PERSPECTIVAS.
Existen también perspectivas contemporáneas que han adquirido notoria importancia en el desarrollo y evolución de la psicología que destacan distintos aspectos del comportamiento y de los procesos mentales. Algunas de ellas son:
  • La perspectiva biológica. Que postula que el comportamiento de personas y animales se debe considerar en términos de su funcionamiento biológico. La organización de las células nerviosas, la herencia y la evolución tienen papel relevante en el comportamiento.
  • La perspectiva psicodinámica postula que el comportamiento está motivado por fuerzas y conflictos internos sobre los cuales el individuo tiene poca consciencia y control. La perspectiva derivada de los trabajos de Sigmund Freud proporcionó un método útil para el tratamiento de trastornos mentales y comprender fenómenos cotidianos como los lapsus.
  • Derivada en parte del estructuralismo, la perspectiva cognitiva se concentra en los procesos que permiten a las personas conocer y comprender el mundo y pensar acerca deél. Busca explicar el modo en que procesamos la información y cómo nuestras formas de pensar sobre el mundo influyen en nuestro comportamiento.
  • La perspectiva humanista sugiere que las personas están dotadas en forma natural con la capacidad de tomar dediciones respecto a sus vidas y de controlar su comportamiento, más que basarse en las normas sociales.


0 comentarios: