La Intolerancia a la Glucosa

27/1/16




La Intolerancia a la Glucosa
Como sabes, la insulina es una hormona que se produce en el páncreas y su función es la de proporcionar energía a las células del cuerpo mediante la glucosa.
A excepción de las personas con Diabetes tipo 1, quienes dependen de una aplicación manual de esta hormona, la insulina generalmente se produce conforme a las exigencias de lo que se consume, es decir: a mayor cantidad de glucosa, mayor cantidad de insulina debe generarse para metabolizarla.
Dejar de comer pasteles y azúcares refinados es la clave para volver a la normalidad. Es posible que no sea el consejo que quisiera escuchar, pero puede hacer la diferencia entre una buena salud y la diabetes. La brecha es muy corta.
El problema es el siguiente: No hay una tolerancia adecuada del organismo al comer dulces. Y aunque el tema parece simple, lo cierto es que este problema merece más de una explicación médica. Esta enfermedad está asociada con un gran riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, como el infarto y accidentes vasculares cerebrales.
El Dr. Jaime Díaz, diabetólogo de la Clínica Santa María explica que al existir esta intolerancia, cuando se consumen ciertos alimentos sube el nivel de azúcar en la sangre.

“Para hablar de intolerancia a la glucosa deben conjugarse dos cosas: que los pacientes estén dentro de la base etiopatogénica, que es el déficit de insulina por la célula beta del páncreas, o algún grado de insulino-resistencia, que predispone el desarrollo de diabetes”, señala el especialista.

A lo anterior, hay que agregar la relación entre la insulina-resistencia e intolerancia a la glucosa: La Resistencia a la Insulina, parece ser el trastorno básico de esta intolerancia a la glucosa, es decir, que la glucosa no puede ser introducida a las células fácilmente, produciendo así un mal consumo de energía, aumento de grasa en la sangre, y mayor producción de insulina en el páncreas, en un intento de compensar y mantener el equilibrio metabólico. De todas formas, el médico señala, que aunque no esta determinado completamente, “Cuando hay insulino-resistencia, no necesariamente hay intolerancia a la glucosa”.

¿Como sé si padezco de esta enfermedad?
A saber, la intolerancia a la glucosa no presenta síntomas, por lo que para diagnosticarla sólo se necesita hacer un examen de rutina para conocer los niveles de glicemia. Todo lo dirán los índices: si el examen señala que la glicemia marca entre 100 y 120, el paciente padece de intolerancia a la glucosa en ayunas, mientras que si marca entre 140 y 200 hablamos de intolerancia post carga – es decir, después de ingerir azúcares-. “Hay que tener en cuenta que sobre 200 ya se considera Diabetes", señala el Dr. Díaz.
Los especialistas han comparado ambas manifestaciones de la glucosa y se ha señalado que la post carga es más cercana a la insulino- resistencia, y la glucosa en ayunas es más cercana a déficit en célula Beta, productora de insulina.
Por otra parte, el Doctor Díaz comenta que “la historia de la Diabetes, se antecede por una insulino-resistencia, pero que no se diagnosticó antes para haber previsto su desarrollo”. Sin embargo, explica que contraria a la Diabetes y a la isulino-resistencia, la intolerancia a la glucosa es reversible, y sólo se maneja con dejar por completo el consumo de azúcares refinados. “Al no consumirlos se puede volver a índices normales”.

¿Quiénes deben hacerse el examen?
Según un estudio realizado por el Dr. Hernán García, de la Unidad de Diabetes del Hospital San Juan de Dios, de un 30% de intolerantes estudiados, 10% regresaba a una condición normal, si se tomaban medidas no farmacológicas, como dietas y ejercicios. Sin embargo, los otros 2/3 se convertían finalmente en diabéticos.
Por lo tanto, la clave está en poner atención a los factores de riesgos asociados a esta enfermedad. “Yo controlaría a todos los hijos gordos de diabéticos, a los obesos, y a los mayores de 40 años. El individuo que llega a una consulta espontánea y tiene índices de 110, ya no debe ser catalogado como normal. Ese señor tiene una intolerancia a la glucosa, tiene algo de la glicemia que no es compatible con los índices normales, y aunque aún no es diabético, hay que controlarlo porque ese es el próximo paso”, señala el Dr. Díaz.

Intolerancia a la glucosa
La intolerancia a la glucosa es una condición consecuente con la resistencia a la insulina, y se refiere precisamente a ese estadio durante el cual la insulina producida por el páncreas resulta insuficiente para metabolizar el azúcar en la sangre que se recibe a través de la alimentación, por lo que el nivel de glucosa se mantiene elevado incluso en ayunas con niveles mayores de 100 a 125 mg/dL, o bien, con niveles mayores a 140 mg/dL después de comer; a la intolerancia a la glucosa se le conoce también como prediabetes, pues el nivel de azúcar en la sangre, aunque elevado, no puede clasificarse aun como Diabetes (niveles mayores de 200 mg/dL).
Es importante aclarar que esta condición se puede cambiar para evitar el diagnóstico de Diabetes mediante cambios en el estilo de vida, la alimentación y la actividad física. Además, revertir la resistencia a la insulina y la consecuente intolerancia a la glucosa, evitan otro tipo de riesgos para la salud en general.

¿Cómo puedo revertirla?
Además de renunciar al consumo de dulces (azúcares refinados, pasteles, etc) algunas de las claves para revertirla, son iniciar una rutina de ejercicios, bajar de peso, y tratar la hipertensión, arterial. Sin embargo, hay alimentos que también contienen azúcar, llamados complejos, como las leguminosas, los cereales, la avena o el arroz, pero que afectan menos a un intolerante a la glucosa.
El problema es el siguiente: No hay una tolerancia adecuada del organismo al comer dulces. Y aunque el tema parece simple, lo cierto es que este problema merece más de una explicación médica. Esta enfermedad está asociada con un gran riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares como el infarto y accidentes vasculares cerebrales.
Fuente: Fundación Salud y Corazón y http://www.diabetesbienestarysalud.com/


0 comentarios: