Transmisión sexual y otras sorpresas del Zika

7/2/16


Autor: Karen Weintraub Fecha: 2016-02-05
Fuente: http://www.ngenespanol.com
Parece que todos los días cambia la información sobre el virus del Zika, el cual está “diseminándose explosivamente” por las Américas. Y las noticias no son tranquilizadoras.
El martes, investigadores anunciaron que un residente de Dallas contrajo el virus por contacto sexual en vez de adquirirlo por una picadura de mosquito, lo cual plantea nuevas interrogantes sobre un patógeno que empezó a rastrearse con detenimiento hasta hace unos pocos años.
“Es un virus muy atemorizante”, dijo Didier Musso, quien estudió un brote de Zika ocurrido en la Polinesia Francesa en 2013-2014.
Muchos detalles del virus son un misterio, incluida su evolución, la probabilidad de transmisión sexual, y si este riesgo complicará el esfuerzo para combatirlo.
“Es una enfermedad muy nueva. Podremos responder todas las preguntas en 10 años, pero ahora no”, dijo Musso, director de la unidad de enfermedades infecciosas emergentes en el Instituto Luois Malardé de Tahití, una de las islas de la Polinesia Francesa.
Aunque Zika fue descubierto en Uganda, en 1947, solo se habían descrito 14 casos humanos en África y en el sureste de Asia, donde al parecer también infectó viajeros.
Casi todo lo que sabemos de la enfermedad transmitida por mosquitos proviene de un brote ocurrido en 2013, en la Polinesia Francesa, donde fueron infectadas unas 32,000 personas de una población de 270,000. Aunque Zika se había considerado una enfermedad leve -el 80% de las víctimas no manifestaba síntoma alguno-, los casos de la Polinesia Francesa revelaron que el virus podía provocar complicaciones graves y ser mucho más peligroso de lo que se pensaba.
En octubre, pediatras brasileños comenzaron a temer que Zika pudiera ser responsable del incremento de recién nacidos con microcefalia, malformación congénita que causa daño cerebral.
El 19 de enero, los Centros para Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos advirtieron a las mujeres embarazadas que se abstuvieran de viajar a más de 20 países y territorios del Caribe, Centro y Sudamérica.

También parece haberse elevado la incidencia de otros problemas neurológicos, como el síndrome de Guillain-Barré, que puede ocasionar parálisis temporal, mas el nexo con el virus no se ha confirmado oficialmente. Pese a ello, Musso –quien sospecha que el virus saltó de la Polinesia a Brasil durante una competencia internacional de canotaje, celebrada en agosto de 2014- dijo estar convencido de que existe una conexión.

En este momento, los investigadores intentan averiguar si el virus se ha vuelto más peligroso al migrar al otro lado del mundo, o si el peligro siempre estuvo presente y simplemente, fue pasado por alto.

“La gran interrogantes es, ¿acaso ese cambio condujo a un cambio en la patología?”, cuestionó el Dr. Leslie Lobel, de la Universidad Ben-Gurion del Néguev en Beersheva, Israel. Añade que, a la larga, el análisis genético revelará la respuesta.

Transmisión sexual

Aún se desconoce cómo puede ocurrir la transmisión sexual. Pero el caso tomó por sorpresa a los investigadores.

“Es algo que nadie se esperaba”, dijo Lobel, quien también trabaja en el Instituto de Investigación Viral de Uganda, en Entebbe.

Lobel señaló que la transmisión sexual no ocurre fácilmente, pero cuando sucede, crea muchas dificultades para que los funcionarios de salud pública contengan al virus.


Sin embargo, no es la primera vez que Zika se contrae por vía sexual. En 2008, un científico estadounidense que estudiaba virus transmitidos por mosquitos en Senegal, contagió el Zika a su esposa cuando regresó a Estados Unidos, reveló un estudio publicado en 2011.

Musso dijo que él también publicó casos raros de transmisión sexual en Polinesia, pero en su opinión, Zika persiste, eminentemente, como una enfermedad transmitida por mosquitos.

No obstante, el hecho de que pueda transmitirse sexualmente apunta a que es necesario cambiar las políticas públicas, dice el Dr. Davidson Hamer de la Escuela de Salud Pública y la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

“Creo que esto significa que debemos asesorar a los viajeros sobre el sexo protegido”, agregó. “Hasta saber más sobre el tiempo que persiste el riesgo después de la infección, hay que ser cautelosos con la actividad sexual, sobre todo si existe el riesgo de embarazo”.

Hoy se sabe que el Ébola puede permanecer en el semen, y transmitirse hasta seis meses después que los resultados sanguíneos son negativos. Virus similares al Zika, incluidos el Dengue y Nilo Occidental, se han detectado en algunos fluidos corporales durante más tiempo que en la sangre, particularmente en la orina.

El semen y algunas partes del cuerpo reciben protección especial del sistema inmunológico. Por ello, es más difícil que las infecciones lleguen a esas regiones, pero también es más difícil que el cuerpo las elimine, explicaron los científicos. Por ejemplo, se conoce un caso en que el virus de Ébola permaneció en el ojo de un superviviente meses después de su recuperación (el ojo es otra zona protegida); y también se ha informado de varias transmisiones sexuales de Ébola en África Occidental después que la epidemia disminuyó.

Si el Zika es capaz de persistir en el semen, también podría permanecer en la orina y hasta en la saliva, aunque no se sabe si el virus puede transmitirse por contacto con estos fluidos, dijo Hamer, quien hace poco publicó un artículo donde sigue el rastro de la diseminación del Zika, y describe sus características.

Hamer agregó que, en su opinión, el Zika siempre estuvo presente en los fluidos corporales, solo que nuestros métodos de detección han mejorado y en consecuencia, ahora podemos encontrar evidencias del virus.

Por su parte, Lobel considera que los investigadores deben empezar a estudiar, de inmediato, otros fluidos corporales para determinar sus niveles de contagio. “No podemos hacer suposición alguna hasta que hayamos hecho pruebas de todo”, sentenció.

Calcular el riesgo

Lo que estamos aprendiendo del Ébola y el Zika podría enseñarnos más sobre los virus en general, dijo Lobel. Por ejemplo, por lo menos 10% de los embarazos se pierden, y es posible que la causa sea una infección viral, aventuró.

Zika también representa un riesgo potencial para el suministro de sangre, sobre todo en lugares como Brasil, donde el virus se ha propagado sin control, prosiguió Lobel. Es improbable que se convierta en un problema grave para Estados Unidos, donde la enfermedad es poco común, dijo.

0 comentarios: