Excitabilidad Cardiaca

29/11/16



Excitabilidad Cardiaca

El interior de las células cardíacas en reposo es electronegativo y el exterior positivo, de tal forma que se establece un potencial de membrana en reposo de unos -80 a -100 mV. Este potencial de membrana se mantiene gracias a la bomba de sodio ATPasa-dependiente que saca de la célula tres iones Na+ e introduce dos iones K+, de tal forma que el Na+ está muy concentrado fuera de las células y poco en su interior (al contrario que el K+).

Para que el corazón se contraiga, es necesario que sus células musculares reciban un estímulo eléctrico. Este se produce en unas células especializadas (células marcapaso) que forman el impulso eléctrico por sufrir despolarizaciones espontáneas. En estas células, cuando el potencial de membrana disminuye hasta un “potencial umbral” (de unos -60 mV), se abren unos canales (difusión facilitada) rápidos de sodio, que permiten la entrada rápida de grandes cantidades de Na+, y por lo tanto el potencial de membrana se invierte y se hace positivo; esta es la despolarización rápida o fase 0 del potencial de acción. Durante las fases 1 y 2 o meseta, tiene lugar sobre todo una salida de potasio y una entrada lenta de calcio y se mantiene el potencial de membrana durante un tiempo ligeramente positivo. La fase 3 o repolarización está producida por la salida de K+; se caracteriza por el restablecimiento del potencial de membrana en reposo, de unos -90 mV. En las células marcapaso, tras la repolarización se produce una entrada lenta de K+ que produce una positivización lenta del potencial de membrana (fase 4 o despolarización lenta), hasta que se alcanza el potencial umbral y aparece una nueva despolarización rápida. La fase 4 del potencial de acción está muy influenciada por el sistema nervioso autónomo.



0 comentarios: